The Tea & Coffee Co. Blog

Harinas Blog
December 9, 2014

En esta época de pastelitos y galletas, ¿qué harina comes tú?

¡Oh Diciembre! Mes de las trufas de chocolate, las peladillas, galletas, pasteles, panqués, fruit cake y todos los dulces y enharinados que nos ponen enfrente.

No podemos negarlo, ¡nos encantan! Aunque a veces los comemos con culpa, aún así los disfrutamos. Diciembre es el mes en el que nos damos un descanso de contar calorías y le entramos sin piedad a cuanta cosa rica y dulce nos ofrecen. Y es que con este frío, ¿quién no querría un poco más de calorías encima?

Y ser permisivos no está mal (siempre dentro del límite saludable). Una forma para estar segura que no te caerá tan mal, es tomar en cuenta los ingredientes que contienen éstas golosinas y antojitos dulces. Mientras más natural, mejor.

Un punto importante a tener en cuenta que por lo regular olvidamos, es el tipo de harina del que están hechas las galletas y pasteles. Eso podría ser clave entre obtener algo de valor nutricional o no.

La harina blanca enriquecida es la que comúnmente se utiliza para todo y a la que por lo regular estamos acostumbrados. La harina blanca puede saber muy rica en panes, galletas y repostería, pero no tiene los beneficios nutricionales que contiene la harina integral. Y es que la harina, no solo es harina, te contamos algunas de las diferencias:

Las 2 están hechas con granos de trigo, los cuales contiene 3 partes ricas en nutrientes: la capa externa (es la que contiene la fibra, el germen ( la parte que contiene las vitaminas, proteínas y grasa) y el endosperma (la parte que contiene la fécula). La harina de trigo es procesada para incluir estas tres partes nutritivas, mientras que la harina blanca solo utiliza el endosperma. Si comparas el pan integral con el pan blanco, el valor nutricional del blanco es casi inexistente. El valor nutricional del pan integral es mucho más alto en fibra, vitaminas B6 y E, minerales como el magnesio, zinc, ácido fólico y cromo.

*Con el simple hecho de cambiar de pan blanco a pan integral, se puede disminuir el riesgo de padecer enfermedades del corazón un 20%, según una investigación de la Universidad de Washington reportada el 2 de abril del 2003.
Publicado en The Journal of the American Medical Association. 

La fibra puede ayudarte a perder o mantener peso, ya que consumir pan rico en fibra ayuda a que te da sensación de saciedad, lo cual te ayuda a querer comer menos. Cuando la harina es refinada, pierde la mayor parte de sus propiedades, de hecho se le retiran más o menos 30 nutrientes, pero por ley solo 5 deben ser agregados de nuevo: hierro, niacina, tiamina, riboflavina y ácido fólico. Le queda un contenido tan bajo en fibra después de este procesamiento, que tendrías que comer 8 piezas de pan blanco para obtener la fibra que obtienes en una sola rebanada de pan integral.

Enriquecer algo, significa hacerlo más rico agregando cosas buenas. Si tu le agregas un poco de vinagre de manzana orgánico al agua, estará enriquecida. Eso por lo tanto, nos haría creer que la harina blanca enriquecida tiene muchas cosas buenas agregadas que nos hacen bien, cierto? ¡Falso! Los componentes que le agregan de vuelta en realidad resulta que son tóxicos.
Por ejemplo, el hierro, es un “nutriente” agregado a la harina enriquecida, solo que ese tipo de hierro que le agregan, en realidad no es para nada nutritivo, es considerado un hierro metálico, el hierro metálico no es biodisponible para el cuerpo humano y nunca ha estado destinado a su consumo.

La harina blanca es absorbida por nuestro cuerpo en forma de almidón, que es lo mismo que los carbohidratos altos en calorías.

¿Y sabes cómo reacciona nuestro cuerpo al almidón? De la misma forma en la que reacciona cuando le das pura azúcar, los productos que contienen harina blanca enriquecida, hacen que tu cuerpo pase por una montaña rusa de picos altos y bajos de azúcar y todos sabemos que esto lo hace sufrir.

Y es que la harina blanca no es más que carbohidratos refinados que pueden contribuir a la obesidad y diabetes. Los carbohidratos deberían de venir de fuentes no refinadas, como frutas y verduras orgánicas y no de alimentos procesados, blanqueados y tratados con nutrientes sintéticos.

Haz la prueba por 10 días e intenta reemplazar la harina blanca por integral, de avena, de almendras, de centeno o mijo. La pasta y el pan son los alimentos que por lo regular contienen harina blanca, así como alimentos procesados congelados. Así que la próxima vez que vayas de compras, pon atención a estos detalles.

Nuestro cuerpo puede transformar la harina integral y los granos en energía de una forma lenta y efectiva, lo cual es buenísimo para tu salud, al no ser procesados como almidón, no dejan a tu cuerpo sintiendo dependencia por el azúcar. Notarás como mejora tu digestión, reduce el nivel de colesterol en la sangre y hasta te ayuda a perder peso.

¡Atrévete a llevar a cabo este reto antes que termine el año!

FUENTES:

http://www.globalhealingcenter.com/natural-health/enriched-white-flour/

http://www.vegetariantimes.com/article/white-bread-vs-wheat-bread/

por: Alejandra Nicol , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
  • Barbara B. Powers

    Desgraciadamente la harina integral o blanca no es ya una harina saludable. La industria del alimento ha modificado la harina 15 veces, partiendo de sus 8 cromosomas originales ahora con un total de 42 cromosomas que no han hecho mas que agregar gluten. Por eso estamos viendo la epidemia de intolerancia al gluten. Solamente la harina integral de trigo ancestral, como el einkorn o el emmer contienen los cromosomas originales sin alteracion. Aparte de esto, toda harina procesada no ha pasado por la germinacion del grano y tampoco ha sido molida en molinos de piedra, salvo una harinas contadas. Las harinas comrciales no contienen la fibra y el germen, ya que la industria solo procesa el almidón (endospermo). Estas harinas, lejos de proporcionarnos la energia propia de un carbohidrato complejo, solamente agrega azúcar al sistema.

Nuestro boletín

Entérate de nuestras ofertas especiales, tips y ¡mucho más!