Love blog
February 10, 2015

Los detalles del Amor

Además de los regalos, los pequeños detalles son esenciales cuando hablamos de amor.

Si piensas que el 14 de febrero se ha convertido en un día meramente comercial para promocionar la compra de objetos en forma de corazón, las flores rojas y las cursilerías…probablemente estás en lo correcto.

Pero esto no quiere decir que originalmente no hubiera tenido la intención de meramente celebrar lo maravilloso que es el amor. Y es que a veces, es necesario poner una fecha para esto, pues nos envolvemos tanto en nuestros problemas, estrés y trabajo, que olvidamos que eso que nos mueve y que nos hace hasta respirar, es el amor.

El amor no es un regalo ni unas flores ni una cartita ni un collar de perlas nuevo, el amor es todo eso, nada de eso y va más allá de eso…No se puede explicar con palabras, sino con sentires y acciones. Los detalles cuentan.

Un detalle no es precisamente el anillo de churumbelas del aparador, a veces los detalles son más sencillos que eso, y en ocasiones mucho más significativos. Un detalle nace desde el corazón, desde el sentir y no desde el alcance de la cartera. Puede ser algo tan sencillo como prepararle el desayuno a esa persona especial, o acompañarla camino al trabajo, o simplemente hacerle una llamada a media mañana para saludar, o si vas pasando por algún lugar y ves justo ese objeto que estaba buscando y que la hará feliz, dárselo.

Tener en mente a esa persona, hace que los detalles fluyan sin esfuerzo. Simplemente suceden.

El amor es fácil, es fluido, no cuesta trabajo, es un mutuo acuerdo entre tu y tu corazón, entre tu y la otra persona, un compartir sin esfuerzo, sin esperar algo a cambio, el amor no duele, si duele, eso no es amor, posiblemente haya algo de apego.

El amor es fresco y se da porque sí, porque se quiere, porque se puede, porque se necesita compartir. No está destinado exclusivamente a la pareja, es un todo que sólo puede verdaderamente compartirse si parte de la base del amor a ti mismo, sin eso, no hay nada que compartir, no se puede dar lo que no se tiene. No es egoísmo, es amor a uno mismo, a lo que eres tal y como eres. Si lo hay, entonces crece y es imperiosa la necesidad de compartirlo con los demás, al hablar, al pensar, al tratar a otras personas, al caminar cualquier camino, al respirar.

El amor es un compartir. Y aunque en toda relación de amor ya sea con un familiar, un amigo, o nuestra pareja siempre esperemos cierta reciprocidad, también es verdad que el verdadero amor no exige o es demandante. Es la total presencia en este momento, nos hace estar presentes, nos trae de vuelta, conscientes, nos hace sentirnos completos, plenos y que tenemos mucho para dar.

El 14 de febrero es sólo una fecha que sirve como un recordatorio de lo que es verdaderamente primordial en la vida, sirve para hacer una pausa y meditar sobre ello, sentirlo. No es necesario que lo celebres en esta fecha. Puedes celebrarlo todos y cada uno de los días del año, mantenerte consciente de lo que te mueve, lo que sientes y lo que compartes, ahí está el verdadero amor, en el día a día.

Esta y todas las semanas, deseamos que tu corazón vibre en amor y se esparza a tus seres queridos. ¡Feliz día del amor y la amistad!

por: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuestro boletín

Entérate de nuestras ofertas especiales, tips y ¡mucho más!