Huerto blog
March 11, 2015

Crea tu propio huerto urbano

No hay nada mejor que los alimentos sembrados con amor.

Hay cosas en esta vida que son muy convenientes y cómodas, y una de ellas es poder ir a una gran tienda, escoger las frutas y verduras que quieres llevar a casa y comprarlas. Pero algo aún más genial es poder sembrar las semillas de esos alimentos de una forma consciente y verlos crecer día a día hasta que estén listos para ser cosechados y cocinados con todo el amor que tu cuerpo y tu familia merecen.

Estar conscientes de lo que comemos es muy importante, pues los alimentos son los que nutren cada una de nuestras células. Comer saludable es la base de la buena nutrición, y si la quieres cuidar más a detalle, una buena opción es crear tu propio huerto. Ahí, tu podrás elegir que tipo de tierra usar, que tan grande o pequeño quieres el espacio, qué semillas sembrar, con qué nutrir la tierra y los brotes, en fin, puedes decidir perfectamente bien cada pormenor.

Aunque parezca una locura, cada ser viviente y objeto que existe en el plantea, tiene su propia energía y a ésta se le suma la energía que cada uno de nosotros le pone. Por ejemplo, si decides sembrar jitomates y para ti representan la frescura del verano, la calidez del sol, el soplar tibio del viento y tu mamá preparando una ensalada, sin siquiera tener la intención consciente, al plantar estas semillas, además de ir cargadas con la energía del tomate e intención de crecer, irán cargadas con estas emociones, sensaciones y recuerdos que traen para ti, pues es tu mano y tu energía la que la está sembrando.

Si sabiendo esto, de forma consciente eliges darles una intención a las semillas para que además de dar la energía que a ti te provoca, nutra cada una de las células de quien lo consuma, que sientan tu amor, tu alegría y las bondades que ese fruto da, entonces estarás creando un huerto de lo más nutritivo en todos los aspectos.

Para empezar necesitas hacer un semillero o almácigo, en la siguiente imagen podrás ver cómo funciona:

Infografia Semillero

Una vez que tus semillas comiencen a crecer y cumplan 4 semanas, ¡están listas para trasplantarse! Recuerda que mientras mejor calidad tenga la tierra, más nutrientes aportará a tus alimentos, así que si quieres que además de todo sean orgánicos, utiliza semillas y tierra orgánica.

Si tu espacio es pequeño o sólo quieres probar en un pequeño pedazo del jardín, puedes hacer una huerta de un metro cuadrado. Prepara la tierra y divide en cuadrados o rectángulos de manera que te quepan 4 x 4, también depende de la variedad de verduras que quieras sembrar, en total 16 cuadros. Si piensas plantar jitomates o pepinos, estos necesitan estar colgados, así que sobre el huerto puedes colocar una estructura de pvc (simulando una portería) en la que podrás colgar las plantas que necesitan estar verticales.

Recuerda que el sol es un elemento muy importante, las plantas más grandes van en las filas de atrás y las más chicas deben estar más cerca de donde pegue el sol. Toma eso en cuenta al sembrar.

No olvides regar 3 veces por semana, y cuidar que no se plague. Puede parecer como mucho trabajo, pero en realidad es una forma muy noble de obtener tus alimentos. Utiliza siempre remedios naturales contra las plagas, dependiendo de tus necesidades será lo que requieras ocupar. Esperamos que te animes pronto y te deseamos una ¡feliz cosecha!

por: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuestro boletín

Entérate de nuestras ofertas especiales, tips y ¡mucho más!